Uno para la vid

Por Miércoles, septiembre 23, 2015 0 Permalink

60 minutos fue el nombre del noticiero vespertino de principios de los ’80 que emitía el canal estatal ATC, siglas de Argentina Televisora Color. En él, noche tras noche, José Gómez Fuentes era el encargado de leer los comunicados de las fuerzas armadas, y de agregar comentarios como el “¡estamos ganando!”, que recordamos con tristeza los que vivimos la guerra de las Malvinas desde Buenos Aires.

El formato del noticiero se decidió antes de que comience la guerra, lo que resultó en otra de las paradojas que se vivieron en 1982: la “cortina musical”, es decir el tema elegido para el inicio, el final, y las salidas y vueltas de pausas comerciales del programa, era la parte instrumental de One For The Vine (“Uno para la vid”), de la banda de rock inglesa Genesis.

Aún si, durante el gobierno militar, el rock argentino casi no tuviera cabida en la TV – y todavía menos en el noticiero oficial – llama la atención que el noticiero que nos mentía diciendo que le estábamos ganando la guerra a los ingleses, tenía de fondo un tema hecho por ingleses.
Y cuya letra, para peor, dice :

Letra original en inglés:

Fifty thousand men were sent
To do the will of one.
His claim was phrased quite simply
Though he never voiced it loud:
“I am He, the chosen one”.

In his name they could slaughter,
For his name they could die.
Though many there were who believed in him,
Still more were sure he lied.
But they’ll fight the battle on.

[…]

Simple were the folk who lived
Upon this frozen wave.
So not surprising was their thought,
This is he, God’s chosen one,
Who’s come to save us from
All our oppressors.
We shall be kings on this world.

Traducción al castellano:

Cincuenta mil hombres fueron enviados
A cumplir la voluntad de uno.
Lo que afirmaba era sencillo,
Aunque nunca lo dijese a viva voz:
“Yo soy Él, el elegido”.

En su nombre podían masacrar,
Por su nombre podían morir.
Si bien muchos había que creían en él,
Muchos más estaban seguros de que mentía.
Pero seguirán peleando la batalla.

[…]

Simples eran quienes vivían
En esta ola congelada.
Por eso no sorprende que pensaran,
“Es él, el elegido de Dios,
Que ha venido a salvarnos
De todos nuestros opresores
Seremos reyes en este mundo.”

Como dicen los italianos, Mamma mìa.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


dos × 3 =